Lograr que la gente ría

El buen humor siempre ha movido montañas, si se  logra que una persona ría se le podrá decir cualquier cosa y tendrá toda la atención puesta en lo que se quiere.

En todo evento siempre está presente el buen humor para entretener a las personas y lograr captar su atención, también se usa para iniciar alguna conversación donde alguien puede estar tenso y callado. Una manera de relajación y hacer que todo fluya.

En los eventos de gran envergadura también se utiliza el buen humor para entretener y dar un momento de relax a los asistentes, así se sentirán en confianza y capaces de decir lo que piensan.

En los eventos o discursos se expresan frases graciosas, se  cuenta alguna anécdota o se dice algún pequeño chiste para que la audiencia se identifique con su interlocutor. Esto le da un toque de magia al evento y distinción saliéndose de  lo formal y protocolar del mismo.

Hacen que el evento sea memorable y divertido, el cual perdura en la memoria de las personas que presencia el evento.

Por eso encontraremos siempre Emociones y buen humor en los Oscar. Esto ya forma parte de cada una de  las ediciones de este premio a lo largo de todas sus 91 ediciones.

 

El toque de humor que faltaba

En los Óscar el premio al Mejor Diseño de Producción, ya se  ha convertido en uno de  los momentos divertidos de  la noche.

Incluso al momento del desfile en la alfombra roja también se dan estos momentos divertidos y de  buen humor. Con los comentarios de las personas que desfilan por ella, también con su vestuario dan a la imaginación y tienen ese toque humorístico para deleite de sus espectadores.

Aunque los toques humorísticos que proporciona un maestro de ceremonia a lo largo del evento son característicos de las grandes galas como el Óscar, que quizás no se vio presente en su última edición por cambios en el programa.

Alguno de estos toques de  humor quizás no caen bien a  todos ya que la persona que los emite puede ser que haga alusión a algo político o situación de algún país o evento reciente. Lo cierto es que el humor y la risa son remedios para el alma así como la música.

El buen humor debe estar presente en cada  momento para recordar a  las personas que no todo es tan serio y formal y que siempre hay espacio  para reír un poco.